jueves, 16 de marzo de 2017

LA PRESERVACIÓN DEL PUEBLO JUDÍO: UN GRAN MILAGRO.

La Preservación del Pueblo Judío: Un Gran Milagro

Por Dr. David R. Reagan

Las Páginas Amarillas

Uno de mis mentores espirituales cuando yo tenía 20 años, era un gran hombre de Dios llamado Carl Ketcherside (1908-1989). Lo escuché en una sesión de preguntas y respuestas una vez cuando le preguntaron, “¿Cuál cree que es la mayor evidencia de que la Biblia provino de Dios?”. 

Su respuesta: “Las páginas amarillas de la guía telefónica”. Sobra decir que todos estábamos aturdidos por esta respuesta.

Cuando el interrogador le preguntó qué quería decir, Carl dijo, “Mira los nombres de los bancos, los nombres de las tiendas por departamento, los nombres de los abogados y doctores y contadores. Verá un nombre judío tras otro. Dios prometió que Él preservaría al pueblo judío, y lo ha hecho”.

De igual manera, hace más de 300 años, el Rey Luis XIV de Francia (1638-1715) le pidió a Blaise Pascal (1623-1662), el gran filósofo cristiano, que le diera prueba de la existencia de Dios. Pascal respondió, “¡Los judíos, su Majestad, los judíos!”.1 

Ketcherside y Pascal se estaban refiriendo al cumplimiento de profecías bíblicas acerca de los judíos, siendo una de las más excepcionales el hecho de que, a pesar de su dispersión mundial y persecución sin precedentes, mantendrían su identidad y serían preservados como una nación de personas reconocible. 

“El Muro de los Lamentos, Jerusalén”, es una pintura de Carl Friedrich Werner (1808-1894). La pintura fue hecha en 1863. Werner era un pintor de acuarela alemán. Observe que, en el momento de esta pintura, no había división en el muro entre los hombres y las mujeres, como existe hoy. 

Un Gran Milagro

La preservación de los judíos ha sido uno de los milagros más grandes de la historia. También es excepcional — tan históricamente impresionante — que su singularidad ha sido notada y comentada por una gran variedad de personas.

Considere, por ejemplo, al gran historiador Arnold Toynbee (1889-1975). Él reconoció plenamente la naturaleza inusual de la experiencia judía. En su obra de diez volúmenes, Un Estudio de la Historia (1934-1961), trazó el ascenso y la caída de 26 civilizaciones, y desarrolló un esquema de la historia en el que la civilización judía no encajaba.

Toynbee terminó clasificando a los judíos como “fósiles de la historia”, debido a que parecían estar congelados en el tiempo, negándose a ser asimilados en la sopa de la humanidad.

Tomás Newton (1704-1782), el renombrado clérigo británico y erudito bíblico, quien sirvió como Obispo de Bristol, declaró en uno de sus sermones:

La preservación de los judíos es realmente uno de los actos más significativos e ilustres de la providencia divina...y que más que un poder sobrenatural podría haberles preservado en tal forma que ninguna otra nación en la tierra ha sido preservada. 

Ni es menos notable la providencia de Dios en la destrucción de sus enemigos, que en su preservación...Vemos que los grandes imperios, que a su oportunidad sometieron y oprimieron al pueblo de Dios, cayeron todos en la ruina...Y si tal ha sido el final fatal de los enemigos y opresores de los judíos, que sirva como advertencia a todos aquellos que en cualquier momento o en cualquier ocasión inicien un clamor o una persecución contra ellos.

León Tolstói (1828-1910), el gran novelista ruso, expresó su asombro por la preservación de los judíos con estas palabras:

¿Qué es un judío?... Qué clase de criatura peculiar representa el judío, sobre quien todos los gobernantes y todas las naciones han cometido abuso y dado tormento, han oprimido y perseguido, pisoteado y masacrado, quemado en la hoguera y ahorcado…, y a pesar de todo ello, todavía sigue vivo…El judío es el símbolo de la eternidad.

Para tener una idea de lo absurdo que es la preservación de los judíos desde una perspectiva humana, considere esta ilustración por el rabino Doy Greenberg, quien es el Director Ejecutivo del Jabad (el Movimiento Judío Jasídico) en la Universidad Stanford:

Imagine que pudiéramos viajar hacia atrás en el tiempo y decir al gran Faraón [de la época de Moisés]: “Tenemos una noticia buena y una mala. La noticia buena es que cierta gente que está viva hoy sobrevivirá y cambiará la visión moral del mundo. La mala es: no serán ustedes. Será ese grupo de esclavos hebreos que está construyendo sus gloriosos templos, los Hijos de Israel.” 

Nada parecería más ultrajante. El Egipto del tiempo del Faraón era el imperio más grande del mundo antiguo, inteligente en las artes y ciencias, formidable en la guerra. Los israelitas eran gente sin tierra, esclavos impotentes. De hecho, ya en la antigüedad, aquellos que estaban en el poder creían que los Israelitas estaban al borde de la extinción.

Quizá el comentario más profundo acerca de la inmortalidad del pueblo judío fue escrito por el novelista norteamericano Mark Twain (1835-1910), quien era un agnóstico y un escéptico. Su artículo apareció en la revista Harper en 1897:

Si las estadísticas son correctas, los judíos constituyen el uno por ciento de la raza humana. Es como una nebulosa partícula de polvo dentro del polvo estelar perdido en la grandeza de la Vía Láctea. Realmente no debería escucharse casi nada acerca del judío, sin embargo, se oye acerca de él, y siempre se ha oído. Es tan prominente en el planeta como cualquier otro pueblo, y su importancia comercial está extremadamente fuera de proporción en relación a su pequeñísimo tamaño.

Sus contribuciones a la lista de grandes nombres en el mundo en literatura, ciencia, arte, música, finanzas, medicina y el aprendizaje abstruso están también fuera de proporción en relación a la debilidad de sus números. Ha peleado de una manera excepcional en el mundo, en todas las épocas; y lo ha hecho siempre con las manos atadas detrás de su espalda. Podría ser vanidoso y ser excusado por ello.

Los egipcios, babilonios y persas, crecieron, llenaron el planeta con sonido y esplendor, y después desaparecieron como parte de un sueño. Después aparecieron los griegos y los romanos e hicieron mucho ruido, pero también desaparecieron. Otros pueblos han crecido y mantenido su antorcha prendida en alto por algún tiempo, pero finalmente se les apagó y ahora se encuentran en el crepúsculo o ya no existen. El judío los vio a todos y les ganó a todos. Es ahora lo que siempre fue, no ha mostrado decadencia ni envejecimiento, ningún debilitamiento de sus partes, ningún enlentecimiento de sus energías, ningún entorpecimiento de su mente alerta y agresiva. Todo es mortal excepto el judío; todas las demás fuerzas pasan, pero él perdura. ¿Cuál es el secreto de su inmortalidad?

La pregunta de Twain, “¿Cuál es el secreto de su inmortalidad?”, puede ser contestada de una sola manera, y esa respuesta fue proporcionada por David Ben-Gurión (1886-1973), el primer Primer Ministro de Israel: “En Israel, para ser realista, tienes que creer en los milagros”.


Para mayor información, visitar el siguiente link.






jueves, 29 de diciembre de 2016

TESTIMONIO: NICKY CRUZ.

El jefe de los pandilleros y toda su pandilla, incluso la pandilla enemiga se entregaron a Jesucristo... Esta es una evidencia de la existencia de Dios, que en muchas personas exista un cambio radical, con esto no digo que los creyentes seamos gente perfecta, porque no es así, los creyentes seguimos tan humanos o pecadores como siempre, pero bajo el perdón y la misericordia de Jesucristo, en un camino angosto y complicado. Siete veces cae el justo, pero las siete veces se levanta


Esta es una evidencia poderosa de la existencia de Dios:

Resumen de su testimonio:




Su testimonio más extenso:

La película que se hizo en relación a su vida y el trabajo del predicador David Wilkerson.



Los testimonios de personas que estuvieron en situaciones extremas se amontonan, aún así muchos se dan el lujo de decir que el cristianismo no es necesario.

Muchos supuestos "creyentes" han dejado un camino de crímenes, pero eso no es base para decir que Dios no existe, lo que existe es la maldad en el corazón de todo ser humano, sea creyente o no. Caminar con Dios no es religión, caminar con Dios es amistad. Buscar a Dios es lo que todos necesitamos, encontrar a Dios es el inicio de una nueva vida, diferente a la que el mundo ofrece. Aunque tengan por seguro, es Dios el que te busca primero, Él está buscándonos para entregarnos la salvación por su Hijo Jesucristo, una salvación que no podemos ganar por nuestro esfuerzo, una salvación que no merecemos... Una salvación gratis, un regalo, un Padre bueno que nos ama.


domingo, 18 de diciembre de 2016

RAVÍ ZACHARÍAS.

Frederick Antony Ravi Kumar Zacharias (nacido en 1946) es un apologista evangélico cristiano nacido en la India y nacionalizado canadiense-americano. Zacharias es el autor de numerosos libros cristianos incluyendo el ganador del galardón Gold Medallion Book Award ¿Puede el Hombre Vivir Sin Dios? y los superventas Luz en la Sombra del Jihad  El Gran Agitador. También es presidente de Ravi Zacharias International Ministries, anfitrión de los programas de radio Let My People Think (Que mi pueblo piense) y Just Thinking (Sólo pensando), transmitidos en forma semanal y diaria respectivamente, en estaciones cristianas a lo largo de Estados Unidos. Es además profesor invitado del Wycliffe Hall en la Universidad de Oxford, donde enseña apologética y evangelismo. Previamente, Zacharias estudió en la Universidad de Cambridge y fue presidente de Evangelismo y Pensamiento Contemporáneo en el Seminario Teológico Alianza de 1981 a 1984. El comentarista Chuck Colson se refirió a Zacharias como «el gran apologista de nuestro tiempo»


 




domingo, 18 de septiembre de 2016

¿QUIÉN FUE MEJOR MAESTRO?




JESÚS
SÓCRATES
Jesús decía ser y conocer la verdad.
Sócrates decía ser ignorante.
Aquí veo una comparación sin parámetros, Jesucristo es Dios en forma de hombre (Tomó forma de ser humano para estar entre nosotros), Sócrates es sólo un hombre (Esto no significa que lo esté menospreciando, por favor entiéndase que es dar a  conocer la naturaleza de estos dos personajes históricos en cuestionamiento).
No hay comparación, Jesucristo es la VERDAD, y sabiamente Sócrates admitió ser ignorante, bien hecho, desde el punto de vista de Sócrates, Jesús es mejor maestro que él.
Jesucristo no pecó de orgullo, Él es la VERDAD, su humildad se demuestra al tomar forma humana, despojándose de su divinidad, nacer y vivir como un ser humano, en las condiciones que lo hizo, eso demuestra más que humildad.
Jesús pedía a sus discípulos actuar según su fe.
Sócrates pedía a sus discípulos actuar según su razón.
El sentido de la fe es la confianza que se deposita en Dios, y eso es lo que Dios pide, en medio de este mundo caótico. No se trata de actuar según la fe de Jesucristo, Él no profesaba una fe, Él la vivía y la enseñaba. Pedía confianza en Dios.
Y según lo que dice 1ª de Pedro 3:15 “sino santificad a Dios el Señor en vuestros corazones, y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros;”  El razonamiento no está fuera de las enseñanzas de Jesús, es más, sus palabras siempre dejaban en jaque a los religiosos de su época, su sabiduría y razonamiento superaba a todos. La fe nunca ha sido una fe ciega, aunque es lamentable que muchos creyentes la mal interpreten y la enseñen mal.

Jesús pedía obediencia.
Sócrates pedía cuestionar, sobretodo, la autoridad.
Jesucristo nunca pidió obediencia ciega, su enseñanza y misión van más allá de cambiar los gobiernos o autoridades, lo que no está fuera de sus metas, pero empieza por otro camino, Él quiere cambiar los corazones de las personas, que vean la realidad de este mundo y que la salvación que ofrece va más allá de un buen sueldo o una buena vida en este mundo alejado de Dios. No está mal luchar por vivir bien y justamente, no está mal formar un gobierno justo y equitativo, pero hay algo más importante, la eternidad junto a Dios.
Jesús tenía respuestas.
Sócrates tenía preguntas.
Si Jesucristo tiene respuestas, y Sócrates preguntas, bueno, Sócrates hubiera sido un buen alumno de Jesús. ¿Qué hay de malo en tener respuestas? Eso es lo que un buen maestro debe tener.
No por esto van a dejar de estar bien las preguntas de Sócrates o de cualquiera de nosotros, el cuestionamiento es importante, obviamente seguido de una investigación profesional y con sinceridad intelectual.
Jesús se sacrificó por el pecado.
Sócrates se sacrificó por una democracia justa y por el saber.
El sacrificio de Jesucristo está mal entendido en nuestra sociedad; se requiere un estudio más profundo del tema. El pecado (Saber hacer lo correcto y no hacerlo) es la razón de que el mundo esté así de mal, el sacrificio de Jesucristo es para entregar salvación a una raza que no la merece, no merecemos esta salvación, pero igual nos fue ofrecida por Dios. El sacrificio de Sócrates es genial, pero el sacrificio de Jesucristo habla de una salvación eterna.
En la cruz, uno de los criminales crucificado le decía a Jesús “Si eres el Cristo, sálvate y sálvanos”, pero el otro le decía “¿Cómo estando a las puertas de la muerte no te arrepientes? Nosotros estamos pagando el precio de nuestros pecado, pero este hombre nada ha hecho” y mirando a Jesús le dijo “Acuérdate de mí cuando vengas en tu reino” A lo que Jesús le respondió “De cierto te digo, que hoy estarás en el paraíso”… Eso es salvación, eso va más allá de cambiar los gobiernos o a las autoridades, ofrecer a la raza humana una salvación para llegar a estar en el cielo con Él va más allá de cualquier logro que obtengamos en este mundo.
Y el sacrificio de la VERDAD y el SABER, bueno, insisto, el razonamiento no está fuera de creer en Dios, a pesar de que muchos creyentes actúen contrarios al razonamiento.
“Yo soy la verdad, el camino, la salvación…”
“Conócete a ti mismo” “Sólo sé que nada sé”.
Juan 14:6 “Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.” ¿Por qué creen que dijo eso? Porque Él es el Camino, la Verdad y la Vida (Nótese que no dijo salvación en esas líneas, a pesar de que vino a salvar al mundo), Sócrates fue muy humilde y sabio al reconocer que nada sabía, pero eso es porque es un ser humano limitado como todos nosotros. Jesucristo entregó respuestas a muchas inquietudes, Él es Dios ¿Qué comparación se puede hacer? Él no puede negarse, su humildad está en el hecho de tomar forma humana, siendo Dios, no tomó eso en cuenta, abandonó su naturaleza divina para cumplir con su plan de salvación.

¿Hablemos de humildad?
"Luego puso agua en un lebrillo, y comenzó a lavar los pies de los discípulos, y a enjugarlos con la toalla con que estaba ceñido". (Juan 13:5).

Sin desmerecer el trabajo realizado por Sócrates, Jesucristo es el mejor Maestro, el punto es que ese era uno de sus tantos nombres con que fue conocido:
El Mesías
El buen pastor
Hijo de Dios
La resurrección y la vida
Imagen de Dios
El camino, la verdad y la vida
El Pan de Vida
La vid verdadera
La luz del mundo
Alfa y Omega
La puerta


Grandes ateos devotos han investigado la historicidad de Jesucristo y han llegado a la conclusión de sus vidas: Jesucristo es Dios, estuvo entre nosotros, murió crucificado y resucitó.
Como muestra del razonamiento histórico, vuelvo a subir los siguientes videos de una película, donde en un juicio entrevistan a dos personajes de la vida real: Lee Strobel y James Warner Wallace.







domingo, 4 de septiembre de 2016

¿LA RAZÓN Y LA FE VAN DE LA MANO?

Estas son las opiniones de Ayn Rand, atea que dio su opinión, con respecto a “creer en Dios”, en una entrevista, en este video:


Podemos resumir sus aseveraciones de la siguiente forma:

1.- Ni yo ni nadie lo puede probar racionalmente.

2.- Cuando alguien acepta algo como la creación del universo por fe, está destruyendo su confianza y la validez de su propia mente.

3.- Tiene que ser o por razón o por fe.

4.- Yo estoy en contra de Dios porque no quiero destruir la razón.

5.- Es un permiso para funcionar irracionalmente. De aceptar algo por encima y fuera del poder de la razón, y superior a la razón…

6.- Estás guiándote por emociones, no por la razón.

Obviamente hay respuestas a cada una de sus aseveraciones.

1.- Ni yo ni nadie lo puede probar racionalmente.

Falso, largas y profesionales investigaciones han demostrado lo contrario.

2.- Cuando alguien acepta algo como la creación del universo por fe, está destruyendo su confianza y la validez de su propia mente.

Al contrario, porque la fe no es ciega, lamentablemente la religiosidad y la falta de conocimientos le han dado validez a una aseveración como esta. La creación del universo no se acepta a ciegas por fe, obviamente hay mucho por investigar y aprender, pero las evidencias son largas y extensas.

3.- Tiene que ser o por razón o por fe.

Nuevamente: Falso. La razón y la fe van de la mano.

4.- Yo estoy en contra de Dios porque no quiero destruir la razón.

5.- Es un permiso para funcionar irracionalmente. De aceptar algo por encima y fuera del poder de la razón, y superior a la razón…

Estas palabras tienen razón al ver las actitudes erróneas de muchos creyentes que intencional o inconscientemente han dado un mal testimonio. Pero eso no es base para desacreditar el cristianismo. Si un profesional lleva un mal testimonio ¿Podemos criticarlos a todos por culpa de uno? Obviamente no.
El cristianismo va de la mano del razonamiento, las investigaciones serias y profesionales son muchas.

6.- Estás guiándote por emociones, no por la razón.

Como muestra de lo razonable que es la fe quiero mostrar dos videos, de la película “Dios no está muerto 2” donde en un juicio entrevistan a dos personajes de la vida real: Lee Strobel y James Warner Wallace.







Quizá algunos piensen que no es suficiente, pero esto es sólo la punta del iceberg, los datos científicos, arqueológicos, lógicos y psicológicos demuestran que Jesucristo es real. Dios estuvo entre nosotros, caminó en la Tierra, murió crucificado y resucitó al tercer día.

Lo único que falta es la sinceridad intelectual para investigarlo profesionalmente, así como muchos ateos lo hicieron y hoy son creyentes. Ateos militantes y profesionales, ateos que reconocieron que Jesucristo es el Señor y que Dios le resucitó de entre los muertos.

"Fe que piensa, razón que cree"


lunes, 15 de agosto de 2016

CIENCIA VERSUS DIOS, UN CONFLICTO QUE NO EXISTE.

Hace más de un año escribí esta entrada, hoy la vuelvo a subir para dar a entender que las supuestas diferencias o enfrentamientos entre la ciencia y la creencia en Dios no existen, se ha hecho popular un supuesto conflicto entre Ciencia y Dios, situación que no concuerda con la realidad. Al final de esta entrada agrego el video de Lee Strobel y el del "Diseño inteligente" La creencia en un Creador no se fundamenta en una fe ciega, la fe no es ciega, las evidencias existen por millares.

Por lo general se cree que la ciencia está alejada de todo lo que dice la Biblia, y al revés, se cree que la Biblia se contradice con la ciencia. 


Pero este error se produjo en el camino de los conflictos entre creyentes y ateos, situación más dañina que útil. La veracidad de la Biblia no es para entrar en conflicto, no es para debatir de manera déspota, no debería, pero lamentablemente es la realidad, conflictos y muchas veces espada.

La Biblia es un mensaje divino que debe estudiarse a cabalidad, en profundidad, y la ciencia debe administrarse sabiamente, no veo diferencias ni enfrentamientos entre la Biblia y la Ciencia, si en algún momento algún creyente dijo que la ciencia no era de Dios, estaba en un error magnánimo.

No existe un conflicto real entre la Ciencia y Dios, sí lo hay entre hombres que no creen y la fe.

En una conferencia de 1941, llamada "Ciencia, filosofía y religión: un simposio", preparada para un congreso en el Jewish Theological Institute de Nueva York, Albert Einstein dio una revelación de su perspectiva, de que ambos terrenos, la religión y la ciencia, son válidos:

"La ciencia solamente puede ser creada por quienes están profundamente imbuidos con la aspiración hacia la verdad y el entendimiento. Esta fuente de pensamiento, sin embargo, surge de la esfera de la religión. A esto también corresponde la fe en la posibilida de que las regulaciones válidas para el mundo de la existencia son racionales, es decir, comprensibles para la razón. No puedo concebir a un científico genuino sin una profunda fe. La situación puede expresarse mediante una imagen: La Ciencia sin religión es débil, la religión sin Ciencia es ciega." Albert Einstein.

Además la ciencia ha demostrado la veracidad de Dios en muchos aspectos, con esto no digo que se haya demostrado el mal accionar de algunos supuestos "creyentes", debemos diferenciar y separar la Verdad de Dios y las mentiras del diablo.

Creer en Dios no es un suicidio intelectual, al contrario, muchos no creyentes, ateos, han investigado el cristianismo desde sus profesiones, y se han llevado la sorpresa de sus vidas.

Tengo que agregar de Dios no es religión (Religión versus Cristianismo), nunca estuvo en sus planes crear religiones, Israel no es una religión, es el pueblo de Dios, Jesucristo no vino a formar una religión, cuando él habló de "iglesia" (Del griego ekklesia) hablaba del grupo de personas que lo siguen a Él, no habló de instituciones ni organizaciones, si algunos quieren formar agrupaciones o instituciones para buscar a Dios, OK, pero lo importante es ser seguidor de Jesucristo, no formar parte de una religión.






sábado, 23 de julio de 2016

¿ES DIOS UN DÉSPOTA ASESINO?

Me he topado muchas veces con estas interrogantes, muchas veces he oído a personas esgrimir esta temática para desacreditar a Dios, pero a pesar de su gran inteligencia, a estas personas les falta indagar un poco más, Dios no es religión, Dios no es un mito, Dios es una realidad a la que todos deberíamos prestar atención.

Una vez le ofrecí de regalo a una persona atea el libro "Más que un carpintero" de Jhos MacDowell, donde se hablan de las incontables evidencias lógicas, arqueológicas e históricas que apoyan la real existencia del Único y verdadero Dios que tomo forma humana (En Jesucristo) y caminó entre nosotros; Y esta persona simplemente se negó a leer el libro, algunos me dicen "No necesito leerlo" o sarcásticamente me han dicho "Síiii, voy perder mi tiempo leyéndolo".
Veo gente tan inteligente, pero que se niegan a verificar las evidencias que se les presentan.

Esta entrevista me llamó la atención, la presento para darle respuestas a estas interrogantes.

Primero les presento el video en inglés y luego otro subtitulado.




Paso a redactar la entrevista realizada por Lee Strobel al Dr. Norman L. Geisler.

- En 1947 - comencé - ,  Thomas Paine escribió lo siguiente en "La Edad de la Razón"
"Cuando leemos las historias obscenas, el libertinaje voluptuoso, las crueles y torturadoras ejecuciones, la implacable venganza con lo que más de la mitad de la Biblia está llena, sería más lógico que lo llamáramos el trabajo del demonio, que la palabra de Dios"

Geisler: ante todo, diría que es digno de lástima por no tener una Biblia. Cuando escribió la primera parte de "La Edad de la Razón", no tenía una. Aunque a parte de eso, creo que confunde dos cosas:
1.- Lo que la Biblia registró.
2.- Lo que la Biblia aprueba.

Por ejemplo, la Biblia narra las mentiras de Satanás y el adulterio de David, pero no los aprueba. Es cierto que hay muchas historias crudas en la Biblia. El libro de Jueces narra la violación de una mujer, que después cortaron en doce pedazos, mandando un pedazo a cada una de las tribus de Israel. Sin embargo, la Biblia no aprueba eso. En segundo lugar, considero que Paine sólo está en realidad equivocado. La Biblia no tiene ninguna ejecución cruel y torturadora que ordenara Dios.

(Debemos volver a recordar que hay situaciones narradas en la Biblia, pero no necesariamente aprobadas). ...

ÓRDENES DE DIOS DE MATAR.


Lee Strobel: Usted habla de amor y misericordia, pero esas cualidades son difíciles de comprender cuando vemos a Dios ordenando un genocidio al decirle a los israelitas en Deuternomio 7 que a los cananeos y a otras seis naciones debían "destruirlas por completo... ni le tendrás compasión" Y eso no fue un incidente aislado, Dios ordenó la ejecución del primogénito de cada egipcio; inundó el mundo y mató miles de personas; les dijo a los israelitas: "Así que ve y ataca a los amalecitas ahora mismo. Destruye por completo todo lo que les pertenezca; no les tengas compasión. Mátalos a todos, hombres y mujeres, niños y recién nacidos, toros y ovejas, camellos y asnos". Eso parece más un Dios violento y brutal que uno amoroso ¿Cómo se puede esperar que las personas lo adoren si ordena la matanza de niños inocentes?

Geisler: Esto enseña, que el carácter de Dios es absolutamente santo y que tiene que castigar el pecado y la rebelión. Es un juez justo; es innegable que esto es parte de Él. Pero, en segundo lugar, su carácter es también misericordioso. Escuche: Si alguien quiere escapar, le dejará.

Lee, acaba de mencionar todo un conjunto de asuntos buenos que merecen una respuesta bien pensada ¿Tiene objeción a que repasemos esos pasajes con más detenimiento? Si lo hacemos así, veremos el mismo patrón una vez tras otra.

Empecemos con los amalecitas. Oye. Lee, lo que menos tenían era de inocentes. De eso nada. Estas no eran personas buenas. Es más, eran totalmente pervertidas. Su misión era destruir a Israel. En otras palabras, cometer genocidio. Como si eso no fuera lo suficientemente malo, piense en lo que estaba en juego. Israel era el pueblo escogido a través del cual Dios traería salvación al mundo entero por medio de Jesucristo.

Lee Strobel: ¿Así que lo que está diciendo es que merecían la destrucción?

Geisler: La destrucción de su nación se necesitaba debido a la gravedad de su pecado. Si hubiera algún remanente incondicional que sobreviviera, quizá hubiera reanudado su agresión contra los israelitas y el plan de Dios. Estas eran personas persistentes, crueles y guerreras. Para mostrarle lo reprobables que eran, le diré que perseguían a los israelitas y asesinaban cobardemente a los más vulnerables entre ellos: Los débiles, ancianos e inútiles que se quedaban atrás. Querían eliminar hasta el último de los israelitas de la superficie de la tierra. Dios hubiera podido lidiar con ellos a través  de un desastre natural como una inundación, pero en lugar de eso usó a Israel como su instrumento de justicia. Tomó medidas no sólo en beneficio de los israelitas, sino que en el fondo sería en beneficio de todos a lo largo de la historia por la salvación que ofrecería el Mesías que nació entre ellos.

Lee Strobel: ¿Y los niños? ¿Por qué asesinaron a niños inocentes?

Geisler: No olvidemos que técnicamente nadie es en verdad inocente. La Biblia dice en Salmos 51 que todos somos malos de nacimiento; o sea, con la tendencia a rebelarnos y cometer el mal. También debemos tener en mente la soberanía de Dios sobre la vida. En cierta ocasión, un ateo mencionó este asunto en un debate y le respondí diciendo: "Dios creó la vida y tiene el derecho de tomarla. Si usted puede crear vida, tiene el derecho de tomarla. Si no puede crear vida, no tiene ese derecho".

Las personas dan por sentado que lo que es malo para nosotros lo es también para Dios. Sin embargo, es malo que le quite la vida a usted, porque no la hice no soy dueño. Por ejemplo, es indebido que entre en su patio y arranque sus plantas, las corte, destruya, transplante y mueva de un lugar a otro. Lo puedo hacer en mi patio porque  soy el dueño de mis plantas allí.

Dios es soberano sobre todo de la vida y tiene el derecho de tomarla si lo desea. Es más, tenemos tendencia a olvidar que Dios toma la vida de cada ser humano. Se llama muerte. La única pregunta es cuándo y cómo, lo cual tenemos que dejárselo a Él.

Lee Strobel: Pero ¿Y los niños...? - insistí.

Geisler: Social y físicamente el destino de los niños a través de la historia siempre ha estado con sus padres, ya sea para mal o para bien.
Así que, Lee, usted necesita entender la situación entre los amalecitas. En esa cultura mala, violenta y depravada por completo, no había esperanza para esos niños, esa nación estaba tan contaminada que era igual que la gangrena que se apodera de la pierna de una persona, de modo que Dios tuvo que amputar la pierna o de lo contrario la gangrena se hubiera extendido y no hubiera quedado nada. En cierto modo, la intervención de Dios fue un acto de compasión.

Lee Strobel: ¿Compasión? ¿En qué forma?

Geisler: De acuerdo con la Biblia, cada niño que muere antes de la edad de la responsabilidad se va al cielo a pasar la eternidad en la presencia de Dios. Ahora, si hubieran seguido viviendo en esa horrible sociedad, pasando a la edad de la responsabilidad, sin duda se hubieran vuelto corruptos y, por consiguiente, perdidos para siempre.

...

Lee Strobel: Si al fin y al cabo fue mejor para esos niños morir antes de la edad de la responsabilidad pues se irían al cielo, ¿Por qué no se puede decir lo mismo de los niños que antes de nacer los abortan hoy?
Si los abortan, de seguro se irán al cielo, pero si nacen y crecen a lo mejor se rebelan contra Dios y acaban en el infierno ¿No es eso un argumento sólido a favor del aborto?

Geisler: No, eso es una falsa analogía. En primer lugar, Dios no ordena a nadie que aborte. A decir verdad, el aborto es contrario a las enseñanzas de la Biblia. Recuerde, Él es el único que puede decidir tomar una vida porque es el Supremo Autor de la vida. En segundo lugar, hoy no tenemos una cultura que es absolutamente corrupta como la sociedad de los amalecitas. En esa cultura, no había esperanzas; hoy tenemos esperanza.

Lee Strobel: ¿Así es que no crees que Dios fue irrazonable al ordenar la destrucción de los amalecitas?

Geisler: Tiene que recordar que a estas personas se les dio bastantes oportunidades para cambiar su modo de vida y evitar todo esto. Es más, si toma a todos los cananeos junto con los amalecitas, tuvieron 400 años para arrepentirse. Ese es un tiempo bien largo. Por último, después de esperar siglos para darles la oportunidad de abandonar sus sendas hacia la autodestrucción, la naturaleza de Dios demandó que lidiara con su deliberado mal. Sin duda, no actuó con precipitación.

Ahora, tengamos en mente que esos que deseaban librarse de esta situación, tenían que hacerlo; por eso tuvieron una gran oportunidad a través de los años. Sin duda, los que quisieron salvarse de la destrucción huyeron y se liberaron.

En Josué 6, donde la Biblia nos habla de la destrucción de Jericó y los cananeos, tienen el mismo patrón. Esta fue una cultura malvada hasta lo más profundo, tanto que la Biblia dice que le producía repugnancia a Dios. Eran brutales, crueles, cometían incesto, eran bestiales, practicaban la prostitución ritual, incluso sacrificaban a los niños en el fuego. Pertenecían a una cultura pendenciera que deseaba aniquilar a los israelitas..  el propósito de Dios en este caso era destruir la nación corrupta porque la formación nacional era por herencia mala, no la de destruir personas si decidían arrepentirse...

... Y considere esto: La mayoría de las mujeres y los niños deben haber huido antes que comenzara la verdadera pelea, dejando atrás a los guerreros para que se enfrentaran a los israelitas. Los que se quedaron a pelear quizá fueron los más tercos, los que por capricho se negaron a irse, los portadores de la cultura corrupta. De modo que en realidad no se sabe a ciencia cierta cuantos niños y mujeres participaron en esta pelea.

Además, bajo las reglas de conducta que Dios les dio a los israelitas, cuantas veces entraran a una ciudad enemiga debían hacerles primero una oferta de paz. La gente tenía que elegir: o aceptaban la oferta, en cuyo caso no los ejecutarían, o rechazaban la oferta a su propio riesgo. Eso es apropiado y justo.

Dios no es caprichoso, ni arbitrario, ni cruel. Sin embargo, Lee, tengo que decirle algo: No cabe duda que es Justo. Su naturaleza demanda que tiene que lidiar con gente corrupta que por capricho y con terquedad persisten en su maldad ¿Y eso no es lo que Él haría? ¿No es eso lo que queremos para que se haga justicia? Una de las cosas clave que hay que recordar es que a través de la historia es compasivo, misericordioso y bondadoso con todos los que se arrepienten y se vuelven a Él. Al final, todos veremos su justicia.


Tomado del libro: "El caso de la fe" de Lee Strobel.





**********************

Cierta vez un amigo me dijo: 
- Si Dios existe ¿Por que aún mueren de hambre niñitos en Asia?
A lo que respondí:
- Porque tú y yo nada hacemos.

La mayoría de las veces el mundo está así, porque nosotros lo hemos permitido, nosotros hemos decidido actuar mal.

Las explicaciones para todas las dudas de los ateos o simples no creyentes, existen, sólo hace falta buscarlas y estudiarlas.

El periodista Lee Strobel, era un ateo, que un día decidió investigar el tema de Jesucristo desde su profesión, periodista de casos legales, ahí se llevó la sorpresa de su vida. Encontró a Jesucristo, no encontró una religión, encontró al Dios verdadero.