lunes, 15 de agosto de 2016

CIENCIA VERSUS DIOS, UN CONFLICTO QUE NO EXISTE.

Hace más de un año escribí esta entrada, hoy la vuelvo a subir para dar a entender que las supuestas diferencias o enfrentamientos entre la ciencia y la creencia en Dios no existen, se ha hecho popular un supuesto conflicto entre Ciencia y Dios, situación que no concuerda con la realidad. Al final de esta entrada agrego el video de Lee Strobel y el del "Diseño inteligente" La creencia en un Creador no se fundamenta en una fe ciega, la fe no es ciega, las evidencias existen por millares.

Por lo general se cree que la ciencia está alejada de todo lo que dice la Biblia, y al revés, se cree que la Biblia se contradice con la ciencia. 


Pero este error se produjo en el camino de los conflictos entre creyentes y ateos, situación más dañina que útil. La veracidad de la Biblia no es para entrar en conflicto, no es para debatir de manera déspota, no debería, pero lamentablemente es la realidad, conflictos y muchas veces espada.

La Biblia es un mensaje divino que debe estudiarse a cabalidad, en profundidad, y la ciencia debe administrarse sabiamente, no veo diferencias ni enfrentamientos entre la Biblia y la Ciencia, si en algún momento algún creyente dijo que la ciencia no era de Dios, estaba en un error magnánimo.

No existe un conflicto real entre la Ciencia y Dios, sí lo hay entre hombres que no creen y la fe.

En una conferencia de 1941, llamada "Ciencia, filosofía y religión: un simposio", preparada para un congreso en el Jewish Theological Institute de Nueva York, Albert Einstein dio una revelación de su perspectiva, de que ambos terrenos, la religión y la ciencia, son válidos:

"La ciencia solamente puede ser creada por quienes están profundamente imbuidos con la aspiración hacia la verdad y el entendimiento. Esta fuente de pensamiento, sin embargo, surge de la esfera de la religión. A esto también corresponde la fe en la posibilida de que las regulaciones válidas para el mundo de la existencia son racionales, es decir, comprensibles para la razón. No puedo concebir a un científico genuino sin una profunda fe. La situación puede expresarse mediante una imagen: La Ciencia sin religión es débil, la religión sin Ciencia es ciega." Albert Einstein.

Además la ciencia ha demostrado la veracidad de Dios en muchos aspectos, con esto no digo que se haya demostrado el mal accionar de algunos supuestos "creyentes", debemos diferenciar y separar la Verdad de Dios y las mentiras del diablo.

Creer en Dios no es un suicidio intelectual, al contrario, muchos no creyentes, ateos, han investigado el cristianismo desde sus profesiones, y se han llevado la sorpresa de sus vidas.

Tengo que agregar de Dios no es religión (Religión versus Cristianismo), nunca estuvo en sus planes crear religiones, Israel no es una religión, es el pueblo de Dios, Jesucristo no vino a formar una religión, cuando él habló de "iglesia" (Del griego ekklesia) hablaba del grupo de personas que lo siguen a Él, no habló de instituciones ni organizaciones, si algunos quieren formar agrupaciones o instituciones para buscar a Dios, OK, pero lo importante es ser seguidor de Jesucristo, no formar parte de una religión.






sábado, 23 de julio de 2016

¿ES DIOS UN DÉSPOTA ASESINO?

Me he topado muchas veces con estas interrogantes, muchas veces he oído a personas esgrimir esta temática para desacreditar a Dios, pero a pesar de su gran inteligencia, a estas personas les falta indagar un poco más, Dios no es religión, Dios no es un mito, Dios es una realidad a la que todos deberíamos prestar atención.

Una vez le ofrecí de regalo a una persona atea el libro "Más que un carpintero" de Jhos MacDowell, donde se hablan de las incontables evidencias lógicas, arqueológicas e históricas que apoyan la real existencia del Único y verdadero Dios que tomo forma humana (En Jesucristo) y caminó entre nosotros; Y esta persona simplemente se negó a leer el libro, algunos me dicen "No necesito leerlo" o sarcásticamente me han dicho "Síiii, voy perder mi tiempo leyéndolo".
Veo gente tan inteligente, pero que se niegan a verificar las evidencias que se les presentan.

Esta entrevista me llamó la atención, la presento para darle respuestas a estas interrogantes.

Primero les presento el video en inglés y luego otro subtitulado.




Paso a redactar la entrevista realizada por Lee Strobel al Dr. Norman L. Geisler.

- En 1947 - comencé - ,  Thomas Paine escribió lo siguiente en "La Edad de la Razón"
"Cuando leemos las historias obscenas, el libertinaje voluptuoso, las crueles y torturadoras ejecuciones, la implacable venganza con lo que más de la mitad de la Biblia está llena, sería más lógico que lo llamáramos el trabajo del demonio, que la palabra de Dios"

Geisler: ante todo, diría que es digno de lástima por no tener una Biblia. Cuando escribió la primera parte de "La Edad de la Razón", no tenía una. Aunque a parte de eso, creo que confunde dos cosas:
1.- Lo que la Biblia registró.
2.- Lo que la Biblia aprueba.

Por ejemplo, la Biblia narra las mentiras de Satanás y el adulterio de David, pero no los aprueba. Es cierto que hay muchas historias crudas en la Biblia. El libro de Jueces narra la violación de una mujer, que después cortaron en doce pedazos, mandando un pedazo a cada una de las tribus de Israel. Sin embargo, la Biblia no aprueba eso. En segundo lugar, considero que Paine sólo está en realidad equivocado. La Biblia no tiene ninguna ejecución cruel y torturadora que ordenara Dios.

(Debemos volver a recordar que hay situaciones narradas en la Biblia, pero no necesariamente aprobadas). ...

ÓRDENES DE DIOS DE MATAR.


Lee Strobel: Usted habla de amor y misericordia, pero esas cualidades son difíciles de comprender cuando vemos a Dios ordenando un genocidio al decirle a los israelitas en Deuternomio 7 que a los cananeos y a otras seis naciones debían "destruirlas por completo... ni le tendrás compasión" Y eso no fue un incidente aislado, Dios ordenó la ejecución del primogénito de cada egipcio; inundó el mundo y mató miles de personas; les dijo a los israelitas: "Así que ve y ataca a los amalecitas ahora mismo. Destruye por completo todo lo que les pertenezca; no les tengas compasión. Mátalos a todos, hombres y mujeres, niños y recién nacidos, toros y ovejas, camellos y asnos". Eso parece más un Dios violento y brutal que uno amoroso ¿Cómo se puede esperar que las personas lo adoren si ordena la matanza de niños inocentes?

Geisler: Esto enseña, que el carácter de Dios es absolutamente santo y que tiene que castigar el pecado y la rebelión. Es un juez justo; es innegable que esto es parte de Él. Pero, en segundo lugar, su carácter es también misericordioso. Escuche: Si alguien quiere escapar, le dejará.

Lee, acaba de mencionar todo un conjunto de asuntos buenos que merecen una respuesta bien pensada ¿Tiene objeción a que repasemos esos pasajes con más detenimiento? Si lo hacemos así, veremos el mismo patrón una vez tras otra.

Empecemos con los amalecitas. Oye. Lee, lo que menos tenían era de inocentes. De eso nada. Estas no eran personas buenas. Es más, eran totalmente pervertidas. Su misión era destruir a Israel. En otras palabras, cometer genocidio. Como si eso no fuera lo suficientemente malo, piense en lo que estaba en juego. Israel era el pueblo escogido a través del cual Dios traería salvación al mundo entero por medio de Jesucristo.

Lee Strobel: ¿Así que lo que está diciendo es que merecían la destrucción?

Geisler: La destrucción de su nación se necesitaba debido a la gravedad de su pecado. Si hubiera algún remanente incondicional que sobreviviera, quizá hubiera reanudado su agresión contra los israelitas y el plan de Dios. Estas eran personas persistentes, crueles y guerreras. Para mostrarle lo reprobables que eran, le diré que perseguían a los israelitas y asesinaban cobardemente a los más vulnerables entre ellos: Los débiles, ancianos e inútiles que se quedaban atrás. Querían eliminar hasta el último de los israelitas de la superficie de la tierra. Dios hubiera podido lidiar con ellos a través  de un desastre natural como una inundación, pero en lugar de eso usó a Israel como su instrumento de justicia. Tomó medidas no sólo en beneficio de los israelitas, sino que en el fondo sería en beneficio de todos a lo largo de la historia por la salvación que ofrecería el Mesías que nació entre ellos.

Lee Strobel: ¿Y los niños? ¿Por qué asesinaron a niños inocentes?

Geisler: No olvidemos que técnicamente nadie es en verdad inocente. La Biblia dice en Salmos 51 que todos somos malos de nacimiento; o sea, con la tendencia a rebelarnos y cometer el mal. También debemos tener en mente la soberanía de Dios sobre la vida. En cierta ocasión, un ateo mencionó este asunto en un debate y le respondí diciendo: "Dios creó la vida y tiene el derecho de tomarla. Si usted puede crear vida, tiene el derecho de tomarla. Si no puede crear vida, no tiene ese derecho".

Las personas dan por sentado que lo que es malo para nosotros lo es también para Dios. Sin embargo, es malo que le quite la vida a usted, porque no la hice no soy dueño. Por ejemplo, es indebido que entre en su patio y arranque sus plantas, las corte, destruya, transplante y mueva de un lugar a otro. Lo puedo hacer en mi patio porque  soy el dueño de mis plantas allí.

Dios es soberano sobre todo de la vida y tiene el derecho de tomarla si lo desea. Es más, tenemos tendencia a olvidar que Dios toma la vida de cada ser humano. Se llama muerte. La única pregunta es cuándo y cómo, lo cual tenemos que dejárselo a Él.

Lee Strobel: Pero ¿Y los niños...? - insistí.

Geisler: Social y físicamente el destino de los niños a través de la historia siempre ha estado con sus padres, ya sea para mal o para bien.
Así que, Lee, usted necesita entender la situación entre los amalecitas. En esa cultura mala, violenta y depravada por completo, no había esperanza para esos niños, esa nación estaba tan contaminada que era igual que la gangrena que se apodera de la pierna de una persona, de modo que Dios tuvo que amputar la pierna o de lo contrario la gangrena se hubiera extendido y no hubiera quedado nada. En cierto modo, la intervención de Dios fue un acto de compasión.

Lee Strobel: ¿Compasión? ¿En qué forma?

Geisler: De acuerdo con la Biblia, cada niño que muere antes de la edad de la responsabilidad se va al cielo a pasar la eternidad en la presencia de Dios. Ahora, si hubieran seguido viviendo en esa horrible sociedad, pasando a la edad de la responsabilidad, sin duda se hubieran vuelto corruptos y, por consiguiente, perdidos para siempre.

...

Lee Strobel: Si al fin y al cabo fue mejor para esos niños morir antes de la edad de la responsabilidad pues se irían al cielo, ¿Por qué no se puede decir lo mismo de los niños que antes de nacer los abortan hoy?
Si los abortan, de seguro se irán al cielo, pero si nacen y crecen a lo mejor se rebelan contra Dios y acaban en el infierno ¿No es eso un argumento sólido a favor del aborto?

Geisler: No, eso es una falsa analogía. En primer lugar, Dios no ordena a nadie que aborte. A decir verdad, el aborto es contrario a las enseñanzas de la Biblia. Recuerde, Él es el único que puede decidir tomar una vida porque es el Supremo Autor de la vida. En segundo lugar, hoy no tenemos una cultura que es absolutamente corrupta como la sociedad de los amalecitas. En esa cultura, no había esperanzas; hoy tenemos esperanza.

Lee Strobel: ¿Así es que no crees que Dios fue irrazonable al ordenar la destrucción de los amalecitas?

Geisler: Tiene que recordar que a estas personas se les dio bastantes oportunidades para cambiar su modo de vida y evitar todo esto. Es más, si toma a todos los cananeos junto con los amalecitas, tuvieron 400 años para arrepentirse. Ese es un tiempo bien largo. Por último, después de esperar siglos para darles la oportunidad de abandonar sus sendas hacia la autodestrucción, la naturaleza de Dios demandó que lidiara con su deliberado mal. Sin duda, no actuó con precipitación.

Ahora, tengamos en mente que esos que deseaban librarse de esta situación, tenían que hacerlo; por eso tuvieron una gran oportunidad a través de los años. Sin duda, los que quisieron salvarse de la destrucción huyeron y se liberaron.

En Josué 6, donde la Biblia nos habla de la destrucción de Jericó y los cananeos, tienen el mismo patrón. Esta fue una cultura malvada hasta lo más profundo, tanto que la Biblia dice que le producía repugnancia a Dios. Eran brutales, crueles, cometían incesto, eran bestiales, practicaban la prostitución ritual, incluso sacrificaban a los niños en el fuego. Pertenecían a una cultura pendenciera que deseaba aniquilar a los israelitas..  el propósito de Dios en este caso era destruir la nación corrupta porque la formación nacional era por herencia mala, no la de destruir personas si decidían arrepentirse...

... Y considere esto: La mayoría de las mujeres y los niños deben haber huido antes que comenzara la verdadera pelea, dejando atrás a los guerreros para que se enfrentaran a los israelitas. Los que se quedaron a pelear quizá fueron los más tercos, los que por capricho se negaron a irse, los portadores de la cultura corrupta. De modo que en realidad no se sabe a ciencia cierta cuantos niños y mujeres participaron en esta pelea.

Además, bajo las reglas de conducta que Dios les dio a los israelitas, cuantas veces entraran a una ciudad enemiga debían hacerles primero una oferta de paz. La gente tenía que elegir: o aceptaban la oferta, en cuyo caso no los ejecutarían, o rechazaban la oferta a su propio riesgo. Eso es apropiado y justo.

Dios no es caprichoso, ni arbitrario, ni cruel. Sin embargo, Lee, tengo que decirle algo: No cabe duda que es Justo. Su naturaleza demanda que tiene que lidiar con gente corrupta que por capricho y con terquedad persisten en su maldad ¿Y eso no es lo que Él haría? ¿No es eso lo que queremos para que se haga justicia? Una de las cosas clave que hay que recordar es que a través de la historia es compasivo, misericordioso y bondadoso con todos los que se arrepienten y se vuelven a Él. Al final, todos veremos su justicia.


Tomado del libro: "El caso de la fe" de Lee Strobel.





**********************

Cierta vez un amigo me dijo: 
- Si Dios existe ¿Por que aún mueren de hambre niñitos en Asia?
A lo que respondí:
- Porque tú y yo nada hacemos.

La mayoría de las veces el mundo está así, porque nosotros lo hemos permitido, nosotros hemos decidido actuar mal.

Las explicaciones para todas las dudas de los ateos o simples no creyentes, existen, sólo hace falta buscarlas y estudiarlas.

El periodista Lee Strobel, era un ateo, que un día decidió investigar el tema de Jesucristo desde su profesión, periodista de casos legales, ahí se llevó la sorpresa de su vida. Encontró a Jesucristo, no encontró una religión, encontró al Dios verdadero.












viernes, 27 de mayo de 2016

UN PERIODISTA ESCÉPTICO QUE SE LLEVÓ LA SORPRESA DE SU VIDA.

La cantidad de evidencias que están a favor de la resurrección de Jesucristo son abrumadoras, la resurrección es el hecho histórico con más evidencia que cualquier otro hecho.
Lee Strobel da a conocer sus investigaciones.


sábado, 14 de mayo de 2016

¿HAY DISCREPANCIAS EN LOS EVANGELIOS?

A través de los años, los críticos del cristianismo atacaron la historia de la tumba vacía señalando discrepancias aparentes entre los relatos de los Evangelios. Por ejemplo el escéptico Charles Templeton comentó hace poco: "Las cuatro descripciones de los hechos... difieren en forma tan marcada en tantos puntos que no con toda la buena voluntad del mundo pueden ser conciliadas."

A primera vista, esta objeción parece penetrar hasta el centro mismo de la confiabilidad de las narraciones de la tumba vacía. Considere este resumen realizado por el Dr. Michael Martin de la Universidad de Boston, el cual le leí a Craig esa mañana:

"En Mateo, cuando María Magdalena y la otra María llegan a la tumba al amanecer, hay una roca frente a ella, se produce un violento terremoto y un ángel desciende y quita la piedra. En Marcos, las mujeres llegan a la tumba muy de mañana, apenas salido el sol, y la piedra había sido quitada. En Lucas, cuando las mujeres llegan temprano al amanecer, se encuentran con que la piedra ya había sido removida.
En Mateo,  hay un ángel sentado en la roca fuera de la tumba y en Marcos un joven está dentro de la tumba. En Lucas, hay dos hombres adentro.
En Mateo, las mujeres presentes en la tumba son María Magdalena y la otra María. En Marcos, las mujeres presentes son las dos Marías y Salomé. En Lucas, María Magdalena, María la madre de Jacobo y Juana y las otras mujeres presentes en la tumba.
En Mateo, las dos Marías salen corriendo de la tumba con gran temor y gozo para contarle a los discípulos y se encuentran con Jesús en el camino. En Marcos salen corriendo de la tumba con temor y no dicen nada a nadie. En Lucas, las mujeres relatan lo sucedido a los discípulos quienes no les creen y no se sugiere que se hayan encontrado con Jesús." ... "En suma , los relatos de lo que sucedió en la tumba son incoherentes o solo se pueden volver coherentes mediante la ayuda de interpretaciones improbables."

Mire a Craig, y le pregunte a quema ropa:
- A la luz de todo esto ¿Cómo puede ser posible que considere que la historia de la tumba vacía es creíble?

Craig se aclaró la garganta y comenzó:
- Con todo respeto - dijo - , Michael Martin es un filósofo no un historiador y no creo que comprenda la tarea del historiador. Para un filósofo, si algo no es coherente, la ley de contradicciones dice "No puede ser cierto, ¡Descártalo!" Sin embargo, el historiador observa estas narraciones y dice: "Veo algunas incoherencias, pero también noto una particularidad en ellas; todas son detalles secundarios."

La esencia del relato es la misma: José de Arimatea toma el cuerpo de Jesús, lo pone en una tumba, un pequeño grupo de mujeres seguidoras de Jesús visitan la tumba temprano por la mañana el domingo después de su cruxificción, y se encuentran con que la tumba está vacía. ven una visión de ángeles que dicen que Jesús resucitó.

El historiador meticuloso, a diferencia del filósofo, no arroja el fruto junto con la cáscara. En cambio dice: "Esto sugiere que hay una esencia histórica en este relato que es confiable y del cual se puede depender, aunque los detalles secundarios sean conflictivos.

Por lo tanto, podemos tener suma confianza en la esencia que es común a los relatos, con al cual concordarían la mayoría de los heruditos del Nuevo testamento de hoy día, aunque haya diferencias con respecto a los nombres de las mujeres, la hora exacta de la mañana, la cantidad de ángeles, etc. Ese tipo de discrepancias secundarias no le molestarían a un historiador.

Incluso Michael Grant, el historiador que por lo común es escéptico, miembro de Trinity College, Cambridge y profesor de la Universidad de Edimburgh, admite en su libro "An Historian's Review of the Gospels" [Jesús: Un historiador y su reseña de los evangelios] "Es verdad, el descubrimiento de la tumba vacía se describe de forma diferente en los Evangelios, pero si aplicamos el mismo tipo de criterio que aplicamos a otras fuentes literarias antiguas, la evidencia es firme y plausible, lo suficiente como para requerir la conclusión de que la tumba fue encontrada, en verdad vacía."

Tomado del libro "El caso de Cristo" de Lee Strobel.



viernes, 25 de marzo de 2016

¿QUÉ DICE LA CIENCIA?

Muchas personas suelen negar la realidad de Jesucristo bajo la siguiente hipótesis: 

"Si no se puede probar algo científicamente, tal cosa no es verdad ni digna de aceptación"
Además alegan que en el cristianismo todo debe ser aceptado por una fe ciega.

El hecho de que algo no se pueda probar científicamente, no significa que no sea verdad, es un error que está arraigado en nuestra sociedad, en pleno siglo XXI.

La prueba científica se basa en la demostración de que algo es un hecho mediante la repetición del mismo en presencia de la persona que lo cuestiona. Hay un ambiente controlado en que pueden hacerse las observaciones, deducir datos y verificar empíricamente la hipótesis (El empirismo es una teoría filosófica que enfatiza el papel de la experiencia, ligada a la percepción sensorial, en la formación del conocimiento).

Ramón Canal, Licenciado en Filosofía y letras explicando la prueba científica dice: " Toda ciencia utiliza para su trabajo teórico un método objetivo. Este método consiste en un conjunto de criterios específicos que tienden a determinar decisivamente la validez de la teoría. Estos procedimientos de verificación reciben la denominación general de experimentación. La experimentación consiste en una institución sistemática de experiencias; es la construcción controlada de situaciones nuevas destinadas a contrastar materialmente la hipótesis y resultados de una teoría científica.  Está, por lo tanto,  articulada con la teoría: Experimentación y teoría son los medios de trabajo que constituyen la condición misma de una investigación científica".

Como ejemplo, si alguien dice: 
- El jabón marca Ivory no flota.

Entonces se realiza la experimentación, se vierte agua en un recipiente, a una temperatura determinada y se agrega el jabón nombrado en el agua.  Se hacen las observaciones, se sacan datos y con esto se ha verificado una hipótesis: El jabón marca Ivory flota en el agua.

Ahora bien, si el método científico fuera el único método para probar algo, no podrías probar que estuviste presente en tu primera clase de hoy, o que almorzaste. No hay modo de repetir esos eventos en una situación controlada, no es demostrable científicamente; entonces me dirás "Pero tengo evidencias", y sí, sé que las tienes, pero esas no son evidencias científicas, mucho menos un método científico. Es demostrable históricamente, pero no científicamente.

¿Puedes demostrar científicamente que existió Manuel Rodríguez? No, no puedes, pero sí se puede demostrar con lo que se llama prueba histórica legal, que se basa en demostrar que algo es un hecho que está fuera de toda duda razonable. En otros términos, se llega a un veredicto basado en el peso de las evidencias.

Esta prueba depende de tres tipos de testimonios:
1.- El testimonio oral.
2.- El testimonio escrito.
3.- La exhibición de objetos. (Como un rifle, una bala, una libreta, etc.).

El método científico sólo puede usarse para probar lo que se puede repetir. No es adecuado para probar o desaprobar muchos asuntos con respecto a una persona o evento histórico.

Una de las cosas más interesantes que he descubierto es que la fe en Dios no es una fe ciega e ignorante (Por lo menos no debería serlo), porque es una fe inteligente - racional.

Jesús dijo "... conoceréis la verdad"  no dijo "... Seréis ignorantes" y otro texto dice "Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda... tu mente"  No hay que olvidar usar la mente también, muchas veces se olvida ese detalle.




Del libro "Más que un carpintero" de Josh McDowell.
"Fe que piensa, razón que cree"


sábado, 5 de marzo de 2016

EXPERIMENTADO PERIODISTA PERSIGUE LA HISTORIA MÁS GRANDE DE LA HISTORIA.

Lee Strobel, galardonado escritor de temas legales del Chicago Tribune y es el autor de los éxitos de ventas de "El caso de la fe", "El caso del Jesús verdadero" y "El caso del Creador", los cuales han sido convertido en documentales por Lionsgate. Con una licenciatura en periodismo de la Universidad de Missouri y una maestría en estudio de leyes de la Universidad de Yale, Lee escribió cuatro libros ganadores del Gold Medallion y el ganadador del premio Libro cristiano del año 2005, con Garry Poole. Él y su esposa residen en Colorado. Lee Strobel

Recorriendo su propio camino del ateísmo a la fe, con medios de investigación periodísticas y jurídicas.

Los invito a ver su documental.